12 de diciembre de 2011

leído al pasar...:

"Verás, la belleza femenina por lo general es voraz y sale cara. Si una noche ves a una mujer hermosa cenando sola en un hotel elegante, no te preguntes por quién espera, sino de quién huye. Y si, por lo que sea, inesperadamente te hace caso, ten presente que lo que busca en ti no es un idilio, sino una coartada.
...
Me dijo que estaba de paso en la ciudad y que no dormiría por temor a perder el tren. También me comentó que tenía buenos motivos para irse. A mi me tentaba pedirle que se quedase, pero fui cobarde y no dije nada. Después le pidieron un taxi y se esfumó. Y yo miré como se iba -bella, elegante y efímera- encaramada en la misteriosa cucaña de sus pisadas. Y ahora me pregunto si aquella no sería una de esas ocasiones en las que una mujer duda entre la conveniencia de irse y el deseo de quedarse…y ahora sé también que en esas circunstancias una mujer así confía en dar con alguien que le ayude a perder el tren".

1 comentario:

Diana Azul dijo...

Me encanta.
¿de donde lo sacaste?