26 de octubre de 2009

Yo no quiero ser emperador.



En sólo dos planos. Ya no se hace cine así. Ahora la estética del videoclip impera con 8 cámaras y 20 planos por segundo, despistando al espectador de lo que realmente importa. La desgarradora interpretación de Chaplin impacta y logra que uno no pueda dejar de mirar los ojos de este genio, este pobre y adorable 'everyman'. De ahí que ponga la versión original, y no el doblaje.

Hace 70 años, Chaplin nos brindaba -en 2 planos- este escalofriante discurso en el final de El Gran Dictador. La vigencia en nuestros días de su 'speech' es lo que más asusta. Este discurso de paz y libertad, comparable al que daría en 1963 Martin Luther King en Washington... I have a dream... free at last, free at last... nos recuerda que el fanatismo, la codicia y el odio que se rechazan en este discurso, ya existían hace 100, y hace 1000 años, como ahora nos muestra Amenábar, con una evidencia casi insultante, en su mediocre film Ágora, de una forma totalmente pueril (La película destaca en todo, excepto en el guión y la historia en sí; es decir, visualmente es impresionante, pero muestra una debilidad evidente a la hora de contarnos una historia, especulando sin pudor con lo que pudo haber sido...).

Este discurso de paz y libertad, contrastando con el 'speech' de Sir Winston Churchill ante la Batalla de Inglaterra para dar la confianza a sus compatriotas que hizo que "nunca tantos debieran tanto a tan pocos", refiriéndose a los pilotos británicos en la 2aGM. Perdurarán por siempre sus palabras...


we shall defend our Island,
whatever the cost may be,
we shall fight on the beaches,
we shall fight on the landing grounds,
we shall fight in the fields and in the streets,
we shall fight in the hills;
we shall never surrender!


¿Uno buscando la paz y el otro hablando de combatir...? En realidad, ambos dicen lo mismo, pues también Chaplin habla de combatir, de luchar, por la libertad, la democracia y la paz. Un impresionante alegato de lucha antibélica en defensa de la paz.


Escalofriante, ¿no?

1 comentario:

Alberto Ruiz dijo...

Genial el post!